• POR Jesús Alcaide

    31 Julio 2015

    En un momento de relectura de las manifestaciones artísticas que tuvieron lugar en el estado español durante la década de los años ochenta y sus vinculaciones ideológicas, políticas y económicas, parece clave retomar la obra del que fue uno de esos faros a partir de los cuales se fue construyendo un mito, el del boom del arte español y la propaganda de un país de apertura democrática que vestía de rosa puñeta y cantaba el Voy a ser mamá. Me refiero a la figura y obra, personaje y trayectoria de Pepe Espaliú (1955-1993), artista fundamental para conocer las tensiones y contradicciones de la introducción de la posmodernidad en nuestro país, cuyo trabajo, cuando se han cumplido ya más de veinte años de su fallecimiento merece ser releído desde otros nuevos paradigmas de interpretación, horizontes de lectura cuyos engranajes se han visto engrasados en los últimos años a partir de diversos gestos comisariales y proyectos de investigación. Cuando el 1 de Diciembre de 1992, las portadas de los periódicos nacionales abrían con la imagen de Espaliú siendo portado por Carmen Romero, esposa del presidente del gobierno y antigua profesora de Espaliú

    POR Macarena Soto

    30 Julio 2015

    Creo que se llamaba Rafa, pero han pasado ya muchas semanas de estrés y ritmo frenético y no consigo poner mi mano en el fuego para nombrar a este joven de unos 35 años, andaluz que se atreve con el catalán y nuestro guía por un día en el centro social ocupado Can Masdeu, a las afueras de Barcelona. Rafa, por bautizarle de manera que pueda continuar con una narración más o menos ordenada, nos vio llegar pasadas las 12 del mediodía, ya tarde según la programación de los domingos en esta residencia comunal en la que vive una treintena de personas entre adultos y niños. Pese a llegar tarde y hacer esperar a Oriol, cuando llegamos a Can Masdeu, los visitantes puntuales aún esperaban a que acabara la charla que se impartía en la casa para empezar el recorrido. Nosotros, para matar el tiempo entre huertos y urinarios secos –“con un ventanuco que tiene unas de las vistas más impresionantes Barcelona”, o eso dijo Adrián–, optamos por el gazpacho que ya entraba a mediados de mayo, y la cerveza artesanal, todo made in Can Masdeu elaborados con productos del lugar. A estas alturas del año ya pegaba el sol en la ciudad Condal pero, afortunada por su

    POR Íñigo F. Lomana

    29 Julio 2015

    Con tanta lentitud como incredulidad, la cultura británica está despertando de una de sus más primitivas supersticiones: la creencia de que durante los once años que Margaret Thatcher estuvo al frente del gobierno, los intelectuales ofrecieron una resistencia unánime y feroz a sus políticas. Esta fantasía ha mantenido su poder de encantamiento apoyada sobre dos dañinas pero muy extendidas falacias. Según la primera de ellas, explotada hasta la náusea por los trileros de la mercadotecnia cultural, los oficios creativos son algo así como el patio de recreo de una hermandad de duendecillos traviesos que se dedican, con romántico desinterés, a dar pellizcos a los poderosos y collejas a los malvados. En base a este razonamiento, se creó la ilusión de que entre la depravada avaricia de los thatcheritas y el virtuoso idealismo de los artistas tenía que existir algún tipo de asimetría natural. Por virtud de la segunda falacia, la literatura británica de los ochenta quedó selectivamente reducida a la producción de un puñado de novelistas que usaron –con grados y matices de sinceridad muy diversos− la denuncia del thatcherismo como herramienta para cimentar sus

    POR Hernán Pacheco Puig

    28 Julio 2015

    Que el socarrón de mi amigo Manolo Nevado me espetara desde la tierra “No te perdono que hayas plagiado al presidente Monago” es una de las formas más extrañas de enterarse de que el Partido Popular de Extremadura está utilizando como logotipo de campaña y símbolo de la reelección del entonces presidente Monago un diseño de tu propiedad y creación. Título que, por otro lado,  comparto al alimón junto a otros tantos con mi hermano Rodrigo. La mofa viene porque aunque registramos la obra en 2010, ya en los años 2003 y 2007 sacamos pequeñas ediciones en Cáceres y Madrid para ver cómo funcionaba el diseño, con la idea de comercializarlo para el millón cien mil extremeños en el exterior y el escaso millón que hay en la propia Extremadura. Nuestro logo representaba cordialmente esa relación entre los que están y los que se tuvieron que ir. Tirando del hilo nos encontramos con el deplorable y pretendidamente viral video inaugural de precampaña: bajo el lema “Hacemos Extremadura”, el sedicente grupo de creativos 2Sures –con domicilio en la sede del PP de Extremadura de Mérida–, enfrentaba a Paco Quillo y

    • Una conversación infinita
      Huertos urbanos
      Fidel Moreno
    • Bass culture session
      Bass Culture Session
      Tomás Cobos
    • Pompa y circunstancia
      Los pies
      Álex Portero | Daniel Bernabé | Bruno Galindo
    • The wonders of the green
      La Rosaleda del Retiro de Madrid
      Bárbara Mingo Costales
    • En las encrucijadas
      Paisaje transversal
      David Prieto
    • La cosa
      Ascensores
      Blanca Lacasa | Raquel Peláez
    • La tienda de los errores (Bug Shop Boys)
      La tienda de los errores (1)
      Paco Tomás | Rulo Pardo
    Ver toda la programación semanal

    Adain Avion

    EEM,Social
     
     

    REVISTA IMPRESA

    Portada EEM Número 7
    Comprar
    Digital
    Web + App | 5€
    Impresa
    España | 5€
    Europa | 9€
    Mundo | 10€
    Vista previa

    Números anteriores

    Digital
    Web + App | 5€
    Impresa
    España | 5€
    Europa | 9€
    Mundo | 10€
    Digital
    Web + App | 5€
    Impresa
    España | 5€
    Europa | 9€
    Mundo | 10€
    Digital
    Web + App | 5€
    Impresa
    España | 5€
    Europa | 9€
    Mundo | 10€