• POR Fernando San Basilio

    27 Febrero 2015

    La cafetería autoservicio es el lugar menos exclusivo que hay por aquí dentro, en el pabellón, y eso la convierte en un objeto interesante-no-interesante y es, en cualquier caso, una gran fiesta –o una gran no-fiesta– a la que todo el mundo está invitado. Bueno, todo el mundo no, porque para entrar en esta cafetería autoservicio antes tienes que haber entrado en el pabellón y para estar dentro de este pabellón has de tener algo que hacer aquí o alguien tiene que haberte invitado. Dentro y fuera son conceptos fundamentales, en el pabellón como en la vida. –Treinta mil euros son un valor de mercado seguro. El hecho de estar dentro del pabellón te distingue de un montón de personas que no lo están (no contemos ahora a los que no han querido entrar, o a los que ni siquiera saben que todo esto existe) pero, una vez dentro, la gente se encuentra con que hay otras puertas que conducen a otros mundos y no todo el mundo está invitado a todas partes. Es decir, una vez dentro del pabellón sigue habiendo dentro y fuera. –Creo que es un médico famoso. Los responsables de la carta o menú de esta cafetería autoservicio han incorporado ideas

    POR José Luis Gallero

    26 Febrero 2015

    El pensamiento breve, la escritura fragmentaria —o, si se prefiere, la escritura breve, el pensamiento fragmentario— se acercará tanto más a su ideal cuanto mayor correspondencia exista entre concisión verbal y densidad semántica. Durante los últimos años de su existencia, este psiquiatra cordobés amante de los cuadernos de notas tecleó en su ordenador una serie de máximas, apuntes y observaciones, a través de los cuales articula un proyecto de vida sana o, si se prefiere, de muerte sabia. En la sociedad española de la primera década del siglo XXI, desierta de certezas y maestros, Castila del Pino redacta testamento con serenidad de anacoreta. Su definición del éxito —«Saberse querido y respetado cuando no se tiene poder»— no resulta menos reveladora que la frase de Eliot inscrita como epígrafe en uno de sus ensayos: «Hacer lo útil, decir lo justo, contemplar lo bello». Acerca de su tardía producción aforística, cuyas proposiciones designa con el término aflorismos, advierte: «El aforismo concluye. El aflorismo comienza». Podemos adivinar en qué consiste la tarea: componer preludios cuya única conclusión provisional sería el

    POR Rodrigo García

    25 Febrero 2015

    Que quede claro ya desde la primera línea: sois rematadamente tontos. Hay más de veinte mil firmas para una petición que no dice más que falsedades. Os dejáis manipular por desconocidos: sois rematadamente tontos. ¿Qué tiene la comunicación por las redes sociales que la hace creíble, veraz, per se? Sociólogos de hoy: ¡aquí tenéis un buen tema! Hay algo de inmediatez, algo irreflexivo, algo que provoca una reacción urgente y torpe, por no estudiada, por no confrontada con otras fuentes. Ya no queremos descubrir nada, porque descubrir por nosotros mismos cansa, ensucia, agota. Ahora queremos que nos digan a qué debemos adherirnos y a qué debemos decir no. Y siempre igual: una firmita o un me gusta o no me gusta. Lo dicho: que no nos lleve esfuerzo. No reflexionáis en soledad ("nadie tiene tiempo", jaja, me parto) acerca de las consecuencias de vuestra adhesión a ciertos movimientos que en el fondo pueden hasta ser un atentado a la libertad de expresión. Como, por ejemplo, intentar prohibir una performance. Y os desvelo (porque noto que no os habéis dado cuenta) que decir

    POR Andrea Valdés

    24 Febrero 2015

    Mi amiga Lucía comparte mi devoción hacia los eslavos y celebra que por fin pueda presentarme a uno de sus autores de paso en Barcelona. Es que en Automática Editorial muchos están muertos (Gorki, Jarms, Kaverin, Radíchkov) porque los muertos escriben muy bien. De hecho, mientras os cuento esto leo a uno de ellos: Andre Biely. Su magistral Petersburgo es un novelón fantasmagórico cuyo principal protagonista es la avenida Nevski. Si, como dice Marshall Berman, en el siglo XIX las avenidas fueron “el medio para reunir materiales y fuerzas humanas explosivos”, en el XX las autopistas volvieron a separarlos, lo que nos lleva a la actualidad. Petr Silaev ya no puede regresar a su país y mucho tiene que ver la construcción de una autopista. A sus 28 años, este anarquista bebe té negro y vodka, pinchar no pincha, aunque se haga llamar Dj Stalingrad. Como en Rusia todo el mundo tiene estudios, algo que, insiste, es importante tener en cuenta, él eligió religión y antropología. Además de escribir crónicas, va a conciertos y protesta. En la manifestación que tuvo lugar en la ciudad de Khimki, en 2010, en contra de la citada autopista, la cosa se fue de

    • Los Castro 01
    • Los Castro
      Ernesto y su tío Javier
      Ernesto Castro
    • Pompa y circunstancia
      Himnos
      Álex Portero | Daniel Bernabé | Bruno Galindo
    • La Cosa
      Pelo y Poder
      Blanca Lacasa | Raquel Peláez
    • El Telón Amarillo
      El Telón Amarillo #9
      Sato Díaz
    • Conversaciones
      Un ratito con Milagros
      Ana Molina Hita
    • Moscas y Arañas
      Buscándonos
      Charlie Mysterio | Javi Bayo
    • Colorín Colorado
      Inv: La Croqueta
      Ernesto Castro
    • Souvenirs analógicos
      El espíritu de Montmartre
      ArP
    Ver toda la programación semanal
    EEM,Social
     
     

    REVISTA IMPRESA

    Comprar
    Digital
    Web + App | 5€
    Impresa
    España | 5€
    Europa | 9€
    Mundo | 10€
    Vista previa
     

    Números anteriores

    Digital
    Web + App | 5€
    Impresa
    España | 5€
    Europa | 9€
    Mundo | 10€
    Digital
    Web + App | 5€
    Impresa
    España | 5€
    Europa | 9€
    Mundo | 10€
    Digital
    Web + App | 5€
    Impresa
    España | 5€
    Europa | 9€
    Mundo | 10€

    EEM, TIENDA